Síndrome postvacacional: ¿Cómo combatirlo?

El síndrome de depresión postvacacional, mejor conocido como síndrome postvacacional es un término que se le atribuye al conjunto de manifestaciones sintomatológicas presentadas cuando una persona debe volver a adaptarse a una rutina laboral luego de un período vacacional.

Los síntomas del síndrome vacacional se basan principalmente en la ansiedad y la depresión y pueden alargarse hasta 3 meses después de la reincorporación a las actividades laborales. Según las estadísticas de la empresa Adecco, entre el 30% y el 35% de los trabajadores sufren de este síndrome adaptativo al final de las vacaciones.

Síntomas del síndrome vacacional: ¿cómo se manifiesta?

Los síntomas varían de acuerdo a la tipología, la predisposición, el entorno y las responsabilidades de cada persona, sin embargo, en la mayoría de los casos el síndrome post vacacional se manifiesta mediante un cuadro de síntomas característicos:

  • Estado de ánimo muy bajo
  • Apatía
  • Ansiedad
  • Falta de energía, sensación de hastío o cansancio grave.
  • Sentimientos de incapacidad para adaptarse de nuevo al entorno y las actividades laborales.

A pesar de que los síntomas se presentan de forma inmediata tras regresar de vacaciones al entorno laboral, existen algunas formas de combatirlo y recobrar la tranquilidad. A continuación, te presentamos algunos trucos para superar el síndrome post vacacional sin fracasar en el intento.

¿Qué hacer para superar el síndrome post vacacional?

  1. Planifica tu regreso

Regresa de vacaciones con antelación, está comprobado que el principal error es regresar el día antes de la vuelta al trabajo. Toma algunos días para organizar y tener en mente tus próximas actividades.

  1. Duerme bien

Debes dormir de 7 a 8 horas a diario. Por lo general durante las vacaciones el ritmo de sueño se encuentra alterado, por tanto es necesario regresar al ritmo de descanso normal durante las horas laborales. El cansancio físico sólo empeorará los síntomas del síndrome post vacacional.

  1. Aprovecha tu tiempo libre

Los pequeños momentos de recreación pueden ser de mucha ayuda para adaptarte más rápido a tus obligaciones laborales. Disfruta de las charlas con tus compañeros de trabajo y de tu tiempo de descanso.

  1. Evita el consumo de alcohol y cafeína

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, por lo que incrementa la desconcentración y el desánimo. Así mismo, la cafeína es un estimulante que aumenta la posibilidad de sentir ansiedad o estrés durante la jornada laboral.

  1. Aleja los pensamientos negativos

Cuando sientas que no puedes controlar los pensamientos negativos o destructivos, sal a dar un paseo, escucha música o llama a un amigo; hacer lo que te gusta es la mejor forma de aclarar la mente y recuperar la tranquilidad.

El síndrome post vacacional no es considerado una enfermedad, sino más bien un tipo de trastorno temporal adaptativo; en la actualidad hay diferentes opiniones sobre la existencia de este síndrome, no obstante la mayoría de los estudios coinciden en que es más frecuentes en los trabajadores con visiones negativas sobre su trabajo, que sienten una obligación con sus actividades o que no se sienten realizados en ningún aspecto.