¿Qué alimentos en los supermercados tienen más grasas procesadas?

Para muchos, mantener un estilo de vida saludable es bastante difícil debido a que en los supermercados abundan alimentos de escaso contenido nutricional y alto contenido calórico y que son muy comunes en nuestra dieta. Este es el caso de los alimentos con grasas procesadas que consumimos a diario sin darnos cuenta.

Según una investigación hecha por Foodwatch Holanda, el 70% de los alimentos en los supermercados son ultraprocesados, ricos en grasas trans, aditivos químicos tales como colorantes, emulsionantes, conservantes, saborizantes, además de un alto contenido de azúcar o sal. Este tipo de alimentos sin darnos cuenta han reemplazado a la comida fresca, recién preparada y suponen un riesgo tremendo para la salud.

¿Por qué decir ‘no’ a los alimentos ricos en grasas procesadas?

La ingesta regular de este tipo de alimentos se encuentra estrechamente relacionada con diversas enfermedades cardiovasculares como la diabetes tipo 2 o la obesidad. La obesidad es sin duda el más común de todos estos padecimientos y la desencadenante de una amplia gama de afecciones.

Para conservar una buena salud y una excelente condición física lo más recomendado es cuidar nuestra alimentación escogiendo alimentos frescos y libres de grasas procesadas. Si tienes dudas respecto a que alimentos poseen grasas procesadas, revisa la etiqueta y si el producto afirma contener “grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas”, se trata de un alimento con grasas procesadas.

No obstante, para facilitar su reconocimiento, a continuación te presentamos una lista de los alimentos más comunes que puedes encontrar en el supermercado y que están repletos de grasas procesadas.

  • Bollería industrial: como galletas, donuts, las mezclas para tortitas, pasteles y brownies y polvos para preparar gelatinas, flan o pudines.

 

  • Sopas preparadas: como los noodles tipo ramen para microondas o sopas congeladas.

 

  • Snacks: como las clásicas patatas deshidratadas, snacks a base de queso, picantes, entre otros.

 

  • Comida precocinada o congelada: en este grupo destacan la pizza congelada, la lasaña lista para preparar en el horno y las piezas de carne blanca empanadas y listas para freír.

 

  • Cremas para untar: como la margarina, la mantequilla, la mayonesa, cremas artificiales varias, el queso fundido, entre otros.

 

  • Las palomitas de maíz, especialmente aquellas que deben prepararse en el microondas.

 

  • Helados y cremas no lácteas y artificiales, usadas para mezclar con el café.

 

  • Cereales artificiales: como las barras de cereal energéticas o dietéticas, los cereales ricos en colorantes y azúcar entre otros.

Tomando en cuenta esta lista, es momento de comenzar a verificar cuáles alimentos estamos llevando a casa con demasiada frecuencia. Vale la pena destacar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que las grasas procesadas deben representar el 1% del consumo de alimentos diarios de una persona adulta.

Por tanto, si consumes al menos 2,000 calorías diarias, y sabemos que cada gramo de grasa contiene 9 calorías, quiere decir que una persona solo puede consumir 2grs de grasas procesadas al día o de lo contrario correrá riesgo de sufrir de obesidad y sus múltiples padecimientos.