Probióticos: Qué son, beneficios y como tomarlos

probioticos

A diferencia de lo que se cree, no todas las bacterias y microorganismos representan un potencial problema para nuestra salud, muchos de ellos en especial los encontrados en la flora intestinal o microbiota intestinal tienen repercusiones positiva sobre nuestro bienestar y permite un correcto equilibrio de la salud del organismo.

Existen condiciones especiales en las que este equilibrio es quebrantado gracias a ciertos elementos que interrumpen las funciones de estas bacterias en las distintas microbiotas del cuerpo. En situaciones de estrés crónico, consumo constante de antibióticos y cambios hormonales las microbiotas se ven seriamente afectada y se crea un ambiente propicio para la aparición de infecciones y otras patologías.

En estos casos, consumir alimentos o suplementos probióticos contribuirá a la restauración de estas floras bacterianas y se conseguirá de nuevo ese equilibrio que nos permite mantenernos sanos.

¿Qué son los probióticos y que beneficios aportan a nuestro cuerpo?

Los probioticos son esas bacterias y microorganismos que se encuentran en el cuerpo y que contribuyen a mantener el correcto equilibrio de nuestra salud.

Los probióticos son los encargados de mantener la flora intestinal en perfectas condiciones para que el estómago pueda realizar la digestión de forma adecuada y adsorber eficientemente todos los nutrientes que consumimos en las comidas, Los probióticos además actúan contra infecciones, toxinas y otras bacterias que si son patógenas, ayudando al cuerpo a eliminarlas antes de que puedan contaminar nuestro cuerpo.

Existen una gran cantidad de probioticos que consiguen actuar de forma positiva en nuestro cuerpo, entre las más conocidas se encuentran: Bifidobacteria animalis, L. Acidophilus, L.Paracasei, L. plantarum, Bifidobacteria longum, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus fermentum, entre otras.

Entre los beneficios que los probioticos pueden brindarle a nuestro cuerpo se destacan:

  • Ayudan a combatir diferentes tipos de infecciones y enfermedades tales como: Candidiasis, cistitis, colitis, colon irritable, acidez estomacal, estreñimiento, entre muchas otras.
  • Mejoran la digestión, regulando el tránsito intestinal y combatiendo condiciones como la diarrea por infecciones o por exceso de antibióticos.
  • Aumentan la absorción de vitaminas y nutrientes de los alimentos y suplementos alimenticios.
  • Frenan la proliferación de bacterias patógenas
  • Fortalecen el sistema inmune al aumentar la cantidad de células macrófagas en el organismo.
  • Ayudan a las personas con intolerancia a la lactosa a digerir de mejor los alimentos con lácteos.

¿Cómo deben tomarse los probióticos?

Existen dos formas muy sencillas de consumir probioticos para ayudar a nuestro cuerpo a mantener o recuperar su flora bacteriana normal. La primera forma por medio de alimentos probióticos y la segunda son los suplementos probióticos.

De esta manera, entre los alimentos probióticos se destacan el yogur natural, la kombucha, el Kéfir y la leche fermentada, los cuales brindaran a nuestro organismo una gran cantidad de probióticos naturales.

En cuanto a los suplementos probióticos estos se pueden encontrar capsulas, líquidos o polvos que deben ser diluidos en agua o jugos antes de ser consumidos.

Los suplementos probioticos pueden incluir de 1 hasta más de 10 tipos de bacterias probióticas diferentes, que serán captadas por nuestro cuerpo y se integraran a las distintas floras de nuestro organismo, ayudando a restaurarla o mejorar su acción.