Las legumbres, un alimento ideal para el invierno

legumbres

El invierno es una de las cuatro estaciones del año, por lo general empieza en diciembre y culmina en marzo. Durante esta temporada las temperaturas disminuyen y, por tanto, hay quienes olvidan sus rutinas de entrenamiento y las comidas sanas necesarias para el buen funcionamiento del organismo.

Es muy común que, durante el invierno aumente el consumo de alimentos con alto contenido calórico, sobre todo en las fechas decembrinas, donde las personas recurren al consumo desenfrenado de fritura, chocolate, dulces, bollería y demás.

La mejor solución para llevar una dieta saludable y completa durante las fechas de invierno, sin fallar a nuestra alimentación balanceada, es consumir legumbres, también llamadas leguminosas. Lo que buscamos durante el invierno es tener una alimentación equilibrada, platos calientes, bajos en grasas y deliciosos, y precisamente las legumbres pueden ofrecernos cada una de estas características.

Las legumbres como plato principal: beneficios durante el invierno

Legumbres como las lentejas, los garbanzos y las alubias son una excelente alternativa para conseguir una alimentación balanceada y rica en proteínas, vitaminas, minerales y muchos otros nutrientes esenciales para el organismo.

Por si fuera poco, las legumbres tienen un bajo contenido graso, por lo que son ideales para conservar la figura corporal. Su contenido de fibra y las diferentes formas de prepararla las convierten en una comida sana ideal para las temporadas de invierno.

La preparación de las legumbres es otro de sus beneficios: es muy sencillo cocinarlas si las remojamos en agua 12 horas previo a su preparación. Así mismo, podemos utilizar un robot de cocina o una olla de presión que las ablande y disminuya el tiempo de cocción.

¿Cuál es el contenido alimenticio de las legumbres?

Las legumbres son diferentes tipos de semillas ricas en hidratos de carbono, vitaminas, minerales, fibra y proteínas vegetales. Poseen un índice glucémico bajo y su contenido calórico es de casi 300 calorías por cada 100 gramos, variando un poco de acuerdo al tipo de legumbre que escojamos.

  • Proteínas vegetales en las legumbres

Toda comida sana debe tener un buen contenido de proteína vegetal. En el caso de las legumbres, es recomendable complementar la preparación con algún carbohidrato o cereal que incremente su contenido proteico.

  • Vitaminas y minerales

Las legumbres tienen un gran contenido de vitaminas B y ácido fólico, son fuente importante de minerales como el magnesio, fósforo, calcio y potasio, los cuales tienen una participación fundamental en el funcionamiento de diversos sistemas del cuerpo humano.

  • Son fuente de fibra

Conseguir un buen funcionamiento digestivo con el consumo de legumbres es una tarea sencilla, gracias a su alto contenido de fibra vegetal tanto soluble como insoluble. Además, las legumbres tienen un papel protagonista en la regulación del colesterol en la sangre.

Comida sana durante invierno: ¡cuida tu salud!

Además de una dieta equilibrada, durante la época de invierno es necesario realizar ejercicios y evitar el consumo descontrolado de alimentos grasos, calóricos y bajos de los nutrientes para nuestro organismo. Para esos días de frío, más que estar muy bien abrigados, necesitamos alimentarnos con comida sana que pueda aportarnos energía y los nutrientes necesarios para evitar las enfermedades.