Efecto rebote en las dietas: Qué es y cómo prevenirlo

rápida de peso y el aporte calórico y nutritivo es muy poco, existe el riesgo de sufrir después de un tiempo de una consecuencia llamada “Efecto rebote”

Los resultados de este efecto serán devastadores para la persona, ya que luego de haber perdido la cantidad de peso que deseaba, obtuvo mucho más sin siquiera sospecharlo.

Siempre es posible prevenir las consecuencias del efecto rebote y en el siguiente articulo te mostraremos como hacerlo.

¿Qué es el efecto rebote de una dieta?

Se conoce como efecto rebote o efecto yoyó al retorno del peso en más de un 20% por ciento, luego de haber logrado adelgazar muy rápidamente con dietas poco saludable y que no logran la eliminación de las grasas almacenadas.

Esto se debe a que nuestro cuerpo posee una serie de receptores específicos que detectan cuando disminuye el suministro de nutrientes y calorías por lo cual entra en estado de emergencia, se adapta a lo que se le está administrando e intenta almacenar el máximo posible para prevenir un descenso total.

En este proceso el cuerpo funciona con los requerimientos mínimos y comienza a deshacerse de los líquidos retenidos y empieza a tomar nutrientes de los músculos, por lo que se nota una gran disminución de peso, pero no ha eliminado del todo de las grasas almacenadas.

Nuestro cuerpo mantiene este estado de emergencia incluso cuando ya se ha comenzado con una dieta normal, por lo cual sigue almacenando rápidamente toda la grasa que puede y como existe mayor suministro de calorías más puede almacenar.

De este modo con el paso de unas semanas o meses, el cuerpo ya ha recuperado su peso anterior e incluso más, debido al estado de emergencia al que fue expuesto en el que el almacén era vital.

¿Cómo podemos prevenir el efecto rebote?

Lo primordial para prevenir el efecto rebote, es evitar esas dietas que prometen un adelgazamiento rápido en muy poco tiempo. Una dieta con menos de 1000 calorías al día, no se considera saludable, al igual que aquellas que no aportan carbohidratos por lo menos en una pequeña cantidad.

Otra forma de prevenir el efecto rebote es usando suplementos para adelgazar en conjunto con una dieta equilibrada. Los suplementos para adelgazar en su gran mayoría nos ayudan a deshacernos de las grasas almacenadas por lo cual podemos bajar de peso en grasa y no es constitución muscular.

No importa si pierdes peso poco a poco, lo realmente fundamental es que este peso no regrese, por lo que es preferible que el proceso sea lento pero seguro. Complementa tu dieta siempre con ejercicio físico y evita los ayunos demasiados largos que solo aumentan tu ansiedad.

Impedir el efecto rebote siempre es posible, solo debemos comprender que adelgazar es un proceso complejo para nuestro cuerpo, por lo cual hay que hacerlo de la forma más saludable posible, para evitar consecuencias desfavorables en un futuro.