Dejar de fumar. ¿Sinónimo de engordar?

Dejar de fumar.

Dejar de fumar. ¿Sinónimo de engordar?

Dejar de fumar siempre es una buena elección, por muchos efectos secundarios que pueda tener. Engordar es uno de los más temidos, pero ¿pasa siempre? Al dejar el tabaco nuestro cuerpo experimenta cambios psicológicos y fisiológicos que derivan en un aumento de peso en la mayoría de los  casos. El aumento de peso puede oscilar entre los 3 a 5 kilos, pero depende de cada persona. En ocasiones el aumento de peso no llega a existir. En el post de hoy te mostramos como dejar de fumar sin engordar. Para entender por qué se da esta subida de peso conviene ver cuál es la influencia de la nicotina sobre nuestro organismo.

¿Por qué al dejar de fumar engordamos?

Básicamente cuando dejamos el tabaco, nuestros niveles de nicotina en sangre disminuyen, lo que producen diversos efectos:

  • Ansiedad: La aumentamos por la abstinencia y necesitamos calmarla con algún sustitutivo, como son los azúcares y las grasas. 
  • Aparato digestivo:  Funciona con mayor eficacia y optimiza el aprovechamiento calórico de todo lo que comemos. También nuestra vesícula biliar saca mayor partido energético de las grasas.
  • Gasto energético: Mientras se fuma, el organismo consume calorías para eliminar los tóxicos que contiene el tabaco. Al dejar de fumar, el cuerpo reduce el gasto energético.
  • Recuperamos gusto y olfato: Así que los alimentos saben y huelen mejor; por lo que tenemos más ganas de comer. Optando en ocasiones por alimentos con alto contenido calórico; lo que favorece el aumento de peso.

Como dejar de fumar sin engordar.

El mayor riesgo de aumentar de peso se produce durante los primeros meses y alcanza a un máximo de un año, donde se detiene. Por eso es clave revertir este efecto con unos cambios en nuestra rutina de alimentación y algo de ejercicio.

  • Aumentar el ejercicio: No es necesario que hagamos ejercicios bruscos, caminar una hora diaria nos traerá grandes beneficios. Además al dejar el tabaco el cuerpo se oxigenará mejor, con lo que sentiremos posiblemente mayores ganas de hacer ejercicio. Debemos escoger el ejercicio que mejor se adapte a nuestras circunstancias (correr, andar, bicicleta, etc).
  • Beber mucho líquido: El agua o las infusiones de hierbas nos vendrán bien para mantener una sensación de saciedad que evite que piquemos entre horas. A ello hay que sumar sus efectos diuréticos, que beneficiará al riñón. Evitar bebidas azucaradas.
  • Alimentación saludable: Hay que optar por un mayor consumo de frutas y verduras; evitando las grasas y los azucares. Apostemos por la proteína de calidad en nuestras cenas y comidas. 

Aquisana cuenta con Suplementos Naturales, que pueden ayudarnos en la tarea de mantener nuestro peso. Podemos optar por algún saciante o supresor del apetito como la Garcinia Cambogia. También algún regulador del tránsito intestinal como Regulix con Aloe Vera. Si ponemos en una balanza los kilos de más que podemos coger y los beneficios de no fumar ¿qué puede más?  🙂